¿Sabías que?

Milagros de Santa Rosa

En la casa de Doña Isabel Mendoza vivía una niña llamada Margarita, que apenas distinguía los objetos por tener un ojo velado por una nube y el otro insensible a la luz. Muchas mujeres por compasión imploraron la interseción de Rosa, la vendaron y acostaron. Al día siguiente la niña amaneció sana

Atrás

Compartir