Ora con Santa Rosa

Amor a Dios, la fuente de su vida plena

“Ah mi Dios si yo te amara, ah, si te amara, mi Dios,y amándote me quedaraardiendo en llamas de amor. ¿Cómo te amaré Dios mío, cómo te amaré Señor, siendo yo tu criatura, siendo Tú mi creador…?'” 

“Las 12 son dadas, mi amante no viene ¿quién será la dichosa que lo entretiene? ¡Ay de mi!, a mi amante ¿quién le suspende? Ya llega el mediodía y no aparece. Mientras en otra parte sin mí lo pasa, Corazón, alma y vida se me desmayan…”

“Señor mío y Dios mío! ¿cómo es posible que haya quien que deje de amaros?…Pero yo, mi buen Jesús, ¿cuándo comenzaré a amaros como merecéis?…¡Ay de mí, y qué lejos estoy de aquel amor perfecto, íntimo, robustísimo que os debo!¡Oh, cómo me avergüenza mi tibieza!¿De qué me sirve este corazón que tengo?, para qué lo quiero si hasta ahora no se ha reducido a cenizas al fuego de tu amor….”

Atrás

Compartir